Compartir

La Autoridad Portuaria de Valencia ha informado recientemente de los resultados definitivos de sus tráficos del mes de febrero, que sitúan las pérdidas generadas en el segundo mes del año en un 24.05%, con un total de 303,453 TEUs.

Estas cifras elevan los datos trasladados en la tercera semana del mes de marzo, cuando el recinto portuario valenciano culpabilizó a las huelgas encubiertas de la estiba de una caída del 20.6% hasta los 317,251 TEUs.

El tráfico portuario más afectado por este descenso de la productividad ha sido el de los contenedores vacíos, que ha caído un 47% hasta los 56,549 TEUs, 50,000 menos que en 2016.

En cuanto al tráfico de contenedores llenos, la importación-exportación ha sido el segmento menos afectado, con un descenso del 3.62%. La importación ha retrocedido un 5.33%, con 48,393 TEUs, mientras que la exportación ha experimentado un retroceso del 2.34% hasta los 66,291 TEUs. El tráfico de tránsito, por su parte, ha caído un 23.98% hasta los 132,310 TEUs.

Descensos generalizados

Respecto al acumulado del tráfico de contenedores hasta febrero, ha registrado un descenso del 7.98%, pasando de 755,748 contenedores movidos entre enero y febrero de 2016 a los 695,440 del mismo período de 2017. La caída, de nuevo, contrasta con las previsiones aportadas a mediados del mes de marzo.

Por otro lado, los nuevos datos recogen un descenso del 0.65% en el tráfico total del puerto, con 11,114,488 toneladas. Destaca especialmente la caída de la mercancía general en contenedor, que retrocede un 4.60% hasta las 8,185,832 toneladas. Además, los graneles sólidos han disminuido un 1.34%, con un total de 314,688 toneladas.

No obstante, en el segundo mes del año se han registrado cifras positivas en el movimiento de graneles líquidos y de mercancía no contenerizada, con 782,423 toneladas (+52.52%) y 1,761,892 toneladas (+3.50%), respectivamente. Asimismo, el tráfico de vehículos se ha incrementado un 1.11%, al haber manipulado los puertos de Valencia y Sagunto un total de 125,420 unidades.

DEJA UN COMETARIO