Compartir

A pesar de que Maersk Line es uno de los usuarios más frecuentes del Estrecho de Ormuz, con 30 tránsitos por semana, la compañía ha optado por simplemente alentar a las tripulaciones a bordo de sus barcos para ejercer una mayor cautela en su tránsito por la región – informo el oficial superior de prensa Michael Storgaard.

Los buques Americana y británicos están siendo escoltados por el estrecho después de que fuerzas iraníes, presuntamente de la Guardia Revolucionaria del país, la semana pasada obligó a anclar en aguas iraníes al portacontenedores Maersk Tigris con una demanda de pago relacionado a un antiguo caso judicial; aunque el mismo no se aplica a la flota de Maersk.

El caso se remonta a 2005, cuando la naviera transportó 10 contenedores a Dubai para un cliente iraní, 90 días después de que dichos contenedores no fueron recogidos, las mercancías fueron por las autoridades.  A raíz de esto, la compañía iraní presentó una demanda contra Maersk Line reclamando USD4 millones, que correspondían al valor de la carga.  Las fuerzas iraníes citan este veredicto como base para la detención de Maersk Tigris hace una semana. El barco es propiedad de Oaktree y en contrato de chárter con Rickmers Armatorial.

Desde que el buque fue detenido, los representantes de las distintas partes se han reunido con frecuencia. El domingo los representantes de Maersk Line se reunieron de nuevo con Puertos de Irán y la Organización Marítima (PMO), mientras que la Embajada de Dinamarca se reunió con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán. El embajador de Dinamarca se reunió con PMO de nuevo el lunes.

La situación también se ha debatido en la Asociación de Armadores de Dinamarca, que se encuentra a la espera una mayor claridad en relación con la motivación detrás de la detención. Como tal, la organización no emitirá recomendaciones a sus miembros sobre cómo actuar si la navegación a través del Estrecho de Ormuz.

Fuente: SW

DEJA UN COMETARIO