Compartir

Maersk Line continúa trabajando para recuperar sus volúmenes de carga después del ataque cibernético de hace dos semanas.

En su último comunicado a clientes, Maersk reconoce que los cargadores siguen experimentando retrasos en los tiempos de respuesta y “se sienten reacios a devolver sus volúmenes de reserva completa con nosotros”.

La naviera dijo que estaba “trabajando diligentemente a través de las labores pendientes y los procesos manuales para poder servirle nuevamente de manera efectiva”, pero no pudo dar una fecha específica cuando esto sucedería.

Sin embargo, para los contenedores enviados a los buques Maersk antes o desde el ataque del 28 de junio, la compañía dice que estará en condiciones de reanudar la facturación.

Maersk se enfrenta a la tarea de recuperar la confianza. De hecho, un exportador del Reino Unido dijo a The Loadstar la semana pasada que era reacio a abrir el primer correo electrónico que recibió de Maersk después del ataque del virus Petya.

Y, como era de esperar, varios de los competidores de la compañía danesa se han apurado a atrae la debilidad de Maersk.

Una fuente  dijo a The Loadstar que había sido “advertida de no abrir ningún archivo adjunto de correo electrónico si no estuvieran 100% seguros de la fuente”.

Pero no sólo los exportadores que han sido  afectados por la interrupción del sistema de Maersk y sus instalaciones de APM Terminals, los importadores han sufrido severos retrasos en todo el mundo obteniendo entregas contra los conocimientos de Maersk. En respuesta, Maersk Line dijo que renunciaría a los cargos de estadía y detención incurridos después del ciberataque.

Dijo que, para la mayoría de los puertos, esto abarcaba del 27 de junio al 9 de julio, pero aceptó que podría haber variaciones locales basadas en cuándo los contenedores estaban realmente disponibles para la liberación de las importaciones.

¿Y el costo final para Maersk? Las estimaciones han sido amplias, pero es probable que tengan un enorme impacto negativo en el comercio de la compañía en julio. Es “demasiado pronto para predecir” el costo de la empresa, pero el ataque cibernético arrojará una nube sobre lo que de otro modo habría sido un informe intermedio de primer semestre muy optimista el próximo mes, señala el informe de Loadstar.

DEJA UN COMETARIO