Compartir

El Gobierno y el sector privado avanzaron este miércoles en sus discusiones hacia una Estrategia Nacional Marítima y Portuaria destinada a impulsar y desarrollar los puertos y el sector marítimo nacional.

Durante la primera jornada de trabajo del Diálogo convocada por la Autoridad Portuaria Dominicana, el encargado de la Secretaría de la Comisión Interamericana de Puertos de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Jorge Durán, presentó una conferencia magistral en la que se refirió a la importancia de que el Gobierno aproveche y fortalezca la cooperación hemisférica para el desarrollo del sector portuario con la participación y colaboración activa del sector privado.

Durán, de nacionalidad mexicana y con más de 25 años de experiencia en el área, destacó que el organismo integrado por 34 países del hemisferio occidental acogerá a Cuba como miembro de dicha organización una vez la isla así lo decida.

El funcionario expuso los fines y objetivos del organismo de la OEA en materia portuaria y al cual la República Dominicana fue admitida por gestiones del director ejecutivo de la Autoridad Portuaria Dominicana, Víctor Gómez Casanova.

Este organismo regional de la OEA en materia portuaria aborda sobre Comités Técnicos Consultivos en materia de Logística, Innovación y Competitividad Protección y Seguridad Portuaria, Turismo, Puertos Interiores e Hidrovias Servicio a Buques y Control de Navegación, Gestión Portuaria Sostenible y Protección Ambiental, Políticas Públicas Legislación y Regulación, Responsabilidad Social Corporativa, Equidad de Género y Empoderamiento de la Mujer.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Navieros  Dominicanos, Teddy Heinsen, expresó “Hablaremos de futuro, hablaremos de un plan general que haga sentido para la República y para los momentos que se nos aproximan y las oportunidades que vamos a tener”

Un total de once mesas de trabajo agotaron entre la mañana y la tarde de ayer diferentes agendas con temas relacionados con los puertos y la actividad marítima.

DEJA UN COMETARIO